viernes, 31 de diciembre de 2010

Adios 2010.






 
 
 
Voy a mirar a quien invito ahora a pasar,
 a quien escucho, a quien no hablar,
que ya me han arrancao’ bastante.
 
 
 
Podría poner la última conversación con una de las personas más importantes que han estado ahí conmigo a lo largo de este año, pero no... todo eso ya terminó, la foto y la canción lo dicen todo. Quienes han estado ahí a lo largo de este año lo entenderán, quizás no todos de la misma manera que deberían entenderlo, o sí, seguirá siendo un misterio porque ahora eso ya me da igual. Es el principio de muchas cosas, y ninguna será mala, el principio de nuevos caminos, de separarme de esos lastres... de desechar sentimientos, ese tipo de cosas que me hacían daño ya se le agotaron las oportunidades. 


¡ FELIZ AÑO NUEVO !

jueves, 30 de diciembre de 2010

...y se acabó.

Desde hace varios años al llegar estos días, me paraba a pensar y hacía un balance de todo lo que se quedaba atrás. Este año no tengo que pensarlo, ha sido un año positivo con mayúsculas. No voy a hacer un resumen mes a mes, porque lo bonito de los recuerdos es tenerlos ahí escondidos, me conformo con que el 2011 siga cargado de trenes que me lleven a Madrid o de buses que me traigan a gente bonita, que siga habiendo tardes de paseos convertidas en grandes fiestas hasta altas horas, que siga habiendo conciertos, llamadas de teléfono y cartas con risas contenidas, que siga pudiendo darme cuenta de que y quienes merecen realmente la pena, que siga teniendo los pies en la tierra más que nunca, que haya otro verano que termine cumpliendo metas, cambiando de aires, aspirando a sueños, que siga dejando a mi lado a esas personas que necesito, sin las que no son lo mismo las noches de tekila, tardes de nervios y las horas de esperas, que ya no me las quite nunca más, que siga habiendo redes sociales en las que me encuentre comentarios aunque solo sean con un hola que tal, que me devuelva a mi niña de Sevilla y me de muchos mas días al lado de mi paquetera, que sigamos hablando de petri o de elmo, que mas da, ella siempre ha estado ahí y se que nunca se ira, que siga habiendo cibercafes con mi princesa, que mi morenita siga extresandose, que mi churri siga siendo la que fué siempre, que sigan nuestras locuras, risas y arreglemos el mundo con canciones,  que me siga echando esas charlitas tan buenas con javi y que nunca acaben las peleas con mi elemento, que sigamos recondando los momentos colacao o post it y que vengan más, muchísimos mas! Que sigamos comentando las canciones de Dani Matin por twitter o sigas convenciéndome de que me compre cosas como la BB! creo que ha sido lo mejor que has podido hacer pequeña! ^^ Que no volvamos a dejar de lado la conversaciones a tres, que tenga más tiempo para compartirlo con mi boboncia, que siga teniendo aquí a mi lado a mi gente, a los que merecen la pena, a los que echas de menos en vacaciones y necesitas que vuelvan los días en el chino, en el bar o acabar en el mismo banco de siempre...


... que siga habiendo todo eso pero sin tonterías, porque aunque pueda parecer egoísta en el 2011 no le daré ni la más mínima oportunidad a las preocupaciones o a los malos días por quien no se lo merece. Así que quien crea que debe empezar a espabilarse que lo haga, porque apartir de ahora van a cambiar muchas cosas... y al resto, gracias a tod@s por seguir formando parte de mi día a día. seosquiere.





Mañana cuando suene la última campanada pensaré en todos y cada uno de estos pequeños deseos, en todos y cada uno de vosotros, para que todos vuestros deseos también se cumplan

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Pase lo que pase.

No sigas leyendo... primero escucha la canción...



¿No entiendes nada? No te preocupes... no eres el único... ahora la que se copia de ti soy yo... yo tampoco lo entiendo... pero quita esa cara... que no soporto verte así... Lo único que sé, y tengo muy claro es que somos dos completos tontos, aunque tú me ganas... SIEMPRE vas a ser el mayor. Aunque a veces no lo parezca... y tenga que ir a quitarte esas tonterías de la cabeza, pero seguiré haciéndolo SIEMPRE que tu me lo pidas.  Aunque eso suponga el no poder evitar que el miedo nos tenga envidia y quiera estar presente, ¿pero sabes que? dicen que la mejor manera de aprender es cometiendo errores, pero cuando tienes en tu vida a personas que te importan tanto como tú a mi, es inevitable sentir miedo  al pensar que puedan llegar a pasarlo mal... y no puedo evitarlo, he dejado que ese miedo me haya ganado el pulso, y he sido tan imbécil de ser yo quién te haga daño. Puede que hayamos perdido mucho tiempo, los comienzos fueron muy diferentes a todo esto, los dos estábamos demasiado perdidos, la cabeza no la teníamos donde deberíamos, pero eso que dicen destino... quiso que un día volviésemos a hablar... y ahora aunque solo hayan pasado meses, aunque te quite el puesto número en cabezonería... no me creías y mira si te he superado... eso ya me da igual, no quiero seguir perdiendo el tiempo por algo absurdo. Si te caes SIEMPRE estaré ahí para levantarte, igual que tu has hecho conmigo. Si necesitas que me ría contigo SIEMPRE lo haré. ¿Porqué? Porque estoy orgullosa de ti. De todo eso que me has demostrado poco a poco, por toda esa parte de exclusividad que has dejado que haya ido descubriendo día a día, por la confianza que has puesto en mis manos sin pedirme nada a cambio... porque me has enseñado más cosas de las que te puedes llegar a imaginar. Te has convertido en esas pocas personas que necesito que estén ahí día a día, porque sin ti ya nada es igual... y cuando sigan pasando los días, los meses, y los años, estoy segura de que nos reiremos de todo esto, y seguirás haciéndome rabiar, en tu linea con tus vacileos, y yo seguiré  tocándote la fibra, quitándote el escudo, sacándote de quicio cada día un poquito más porque PASE LO QUE PASE, SEGUIRÉ ESTANDO EN EL MISMO SITIO DE SIEMPRE.

martes, 28 de diciembre de 2010

Vida.

Todo el mundo tenemos un lugar en el que evadirnos del día a día...
No puedo decir que conozca a fondo el mio, pero puedo asegurar que las sensaciones que he podido vivir allí son completamente incomparables con nada más... No me importa tener que levantarme de noche para coger el tren y que me lleve allí. Desaparecen los agobios, los dolores de cabeza y llega eso que un día me dijo una de las personas más importantes para mi... "llega la vida" . Sí, es solo una ciudad más, pero es la ciudad que me ha hecho conocer a personas con las que la distancia no existe, con las que subir y bajar mil veces del metro, pasear por gran vía, tirarte en plaza España, hacerte mil fotos en el retiro o pasarte el día entero en atocha se convierte en algo especial... Pasear por sus calles compartiendo cascos, escuchando canciones que nos hacen recordar aquellos días en los que nos echábamos de menos, cruzar miradas y saber que pensamos. Ir a comer, al mismo sitio de siempre, pidiendo lo mismo de siempre, y acabar liándola como siempre... como siempre pero con ell@s. Mítica visita al Starbucks, grabar vídeos por la calle, pasar horas  y horas en una estación, sin hacer nada, solo dejando que pase el tiempo, dejándote llevar, riéndote de todo, compartiendo todo como en el día a día pero a su lado...








Echo de menos volver. Les echo de menos a ell@s. Echo de menos esa vida.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Dudas.

Se agolpan demasiadas preguntas en mi cabeza. Las dudas son cada vez mas numerosas. ¿Somos tan superficiales como para no ver lo que todo el mundo grita sin parar? o es que realmente ¿Somos tan necios de estar evitando adrede la realidad? Creo que la culpa es compartida. Puede que en algunos puntos esté desequilibrada... es muy cómodo tener ciertos apoyos, lo sé. Pero también es inevitable que duela. Es posible que ahora mi parte de culpa tenga demasiado pero pero puede que un mínimo paso más haga el dolor más intenso. ¿Entonces cuál es el camino a seguir?
He arriesgado una parte de mi vida por algo que estaba segura que nunca llegaría, pero ahora me haces perderme. Me gustaría que mi cabeza ganase, que el pensar que estas jugando, que eres superficial, egoísta e incomprensivo, tuviese muchísimo más peso, pero todo eso se convierte en mero humo con cada una de tus palabras, de tus gestos... con cada día que pasa y la espiral crece y crece de manera incontrolada.
Necesito perder el control. Salir, perderme en el fondo de cualquier pub, dejarme llevar por la música entre vasos de alcohol que duerman mis sentidos. Necesito huir de este constante desasosiego, pero si tu no me acompañas en el empeño no servirá de nada.



De pronto me doy cuenta que el mar nos tragó, me voy acostumbrando a esta realidad, pero otras veces me rebelo, y te aprisiono en los cristales de mi habitación...

domingo, 26 de diciembre de 2010

Cambios.






Feliz Cumpleaños para mi... otro año más por delante... con nuevos propósitos a conseguir. ¿Positivos? ¿Negativos? No lo sé... pero sé que es lo mejor que puedo hacer. Es hora de que todo cambie.


the hardest day. http://www.youtube.com/watch?v=sMkTuTlSy1E&feature=fvst

sábado, 25 de diciembre de 2010

Descargas eléctricas.

El día a día es una prueba constante. La vida te plantea situaciones en las que la mejor elección sería mantener la mente fría. El problema viene cuando algo dentro de ti te dice que lo que el corazón siente es mas fuerte que lo que tu cabeza puede llegar a pensar, y sin duda lo peor que te puede pasar, es que tu cabeza se alie con esos sentimientos. Entonces hay dos opciones: seguirles en ese camino y arriesgarte a pasarlo mal o situarte en un punto alejado del problema. Cuando miras todo desde otra perspectiva, puedes llegar a darte cuenta de cosas realmente maravillosas. Como en todo, siempre habrá un pero, y ese pero es que dentro de ti seguirá habiendo algo que te haga pensar, aunque sea por un instante, en que merece la pena arriesgarte. Nuestro error es no hacer caso a esas pequeñas descargas de adrenalina, dejarlas pasar e intentar engañarnos a nosotros mismos dejando escapar situaciones que en el fondo, sabemos que pueden llegar a ser verdaderamente increíbles. Pero esta vez, aunque mi decisión haya sido situarme en un punto muy muy alejado del problema... esas descargas eléctricas siguen haciéndose notar. No puedo asegurar que todo esto lleve a un buen final, de momento, el camino esta siendo además de auténtico, increíble.

viernes, 24 de diciembre de 2010

He perdido el miedo... ¡ Feliz Navidad !

El miedo es como la familia, que todo el mundo tiene una... Pero aunque se parezcan, los miedos son tan personales y tan diferentes, como pueden serlo todas las familias del mundo: Hay miedos tan simples como desnudarse ante un extraño... Miedos con los que uno aprende a ir conviviendo... Hay miedos hechos de inseguridades... Miedo a quedarnos atrás... Miedo a no ser lo que soñamos... A no dar la talla... Miedo a que nadie entienda lo que queremos ser... Hay miedos que nos va dejando la conciencia: el miedo a ser culpables de lo que les pasa a los demás... Y también el miedo a lo que no queremos sentir, a lo que no queremos mirar, a lo desconocido... Como el miedo a la muerte, a que alguien a quien queremos desaparezca. Y hoy he escuchado a un tal Punset en la tele, un señor encantador, que decía que la felicidad es la ausencia del miedo....Y entonces, me he dado cuenta de que....últimamente....yo ya no tengo miedo.








Puede que una vez más me esté dejando atrapar por el espíritu de la Navidad, por lo agusto que se está en casa preparando las cosas para que esta noche vengan todos a cenar mientras el frio se cuela por las rendijas de las ventanas, pero se agradece, porque  los días que más gente hay en las casas más alta ponen la calefacción, no lo entiendo. Puede que sea la medicación, en Navidad, la gripe siempre es mi fiel compañera... o puede que me haya quitado un peso de encima que no me permitía disfrutar de todos esos pequeños detalles que ultimamente se hacen más frecuentes. No lo sé. Pero he perdido el miedo, y creo que ha sido el mejor de todos los regalos, sin duda.

 


¡ FELIZ NAVIDAD !


jueves, 23 de diciembre de 2010

Demasiado.

- ¿Lo que me dijiste por teléfono?
- Sí...
- Tenías razón, tienes derecho a que te diga a la cara lo que pienso. Pienso que se acabó... esta vez estoy segura de que para siempre.
- ... necesito que me esperes unos días, por favor... unos días...
- A eso me refiero... a que siempre hay algo antes que yo... ¿Sabes lo que anteponía yo a ti...? ¡NADA! ¡no había nada! tu eras lo primero y lo último...  por eso me dio igual, porque tu lo eras todo, el principio y el fin... pero ya no...
- ...lo siento, lo siento... de verdad cariño... pero necesito... necesito que me esperes unos días, solo unos días...
- Ese ha sido mi problema... que te he esperado demasiado y ya me he cansado... me he cansado de esperarte... míranos... esto es ridículo. Todo el mundo tenía razón... lo nuestro no iba a funcionar... por fin me he dado cuenta.



Demasiado he aguantado y esperado sí... demasiados días con la venda puesta, demasiado tiempo sin ser yo. Sé que la culpa es mía, que busqué donde ya ni si quiera había cenizas. Que estaba doblemente cegada y que todo esto podía haber tenido otro final. Pero ahora ya es tarde. No me arrepiento, hice lo que sentía, me deje llevar. Ahora todo se ve desde otro punto de vista. Hay ilusiones que se han perdido, pero las que se han quedado han logrado ganar el pulso a todo lo que hacía el día a día difícil de llevar. He luchado mucho por lo que quería, lo conseguí y además por el camino, me dí cuenta de que a mi alrededor tengo los suficientes motivos como para no sonreír. Por eso no puedo permitirme el lujo de caer. Porque el tiempo vuela y ya no quiero que se me siga escapando de las manos.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cuando echas de menos, aprendes que es lo importante.

Hoy no me he levantado en esa cama. Ni si quiera he visto esas cuatro paredes al abrir los ojos. Ya hace bastante tiempo que no lo hago, y hace bastante tiempo que mantengo un pulso amor/odio con este día. Tengo asumido que la vida cada vez golpea más fuerte, que por mucho que quieras, hasta ella tiene marcado un límite, un final, pero estoy totalmente en desacuerdo con la manera en que marca el final a ciertas cosas, y cuando pienso en ellas no puedo evitar echarlas de menos. Por eso, hoy echo de menos despertarme en aquella casa, la mesa camilla, con sus faldillas y el brasero, el olor a chocolate y el plato de churros en la mesa. Que suene el timbre, ir corriendo a abrir la puerta, con la cara sin lavar, las legañas pegadas a los ojos  y al segundo estemos los tres alrededor de la mesa peleándonos por quién se sienta en el sofá o quién se sienta en sus rodillas. Le echo de menos a él. Por mucho que no nos gustase pasarnos la mañana callados por estar viendo eso de la lotería, hoy 15 años  después sigo levantándome pronto para poner la televisión. Sé que a él le gusta que lo siga haciendo, aunque ya no estemos los cuatro, no haya chocolate con churros, ni estemos en esa casa.
Pero echar de menos todo esto, me ha enseñado a ver que es lo realmente importante de esta vida. Esos pequeños detalles que te hacen abrir los ojos, te hacen darte cuenta de que las personas que te quieren de verdad, cuando tienen que demostrártelo, lo hacen, da igual que haya kilómetros de por medio o que el agobio de la rutina sea el dueño de los días, cuando las necesito siempre están ahí y me enseñan que nunca sabes que va a pasar mañana por eso no merece la pena seguir desperdiciando minutos sin sonreír. Y que tú... aunque seas un cabezota, me saques de quicio y siempre te salgas con la tuya... aunque no te lo diga y yo también me ponga el escudo... me has enseñado muchísimas cosas. Que yo también necesito que estés bien, no  necesito esa parte que hay detrás de tu escudo, ni esa parte sin él, necesito esa mezcla que te hace mosquearte, que me hace rabiar, que me echa un pulso a la cabezonería y no para hasta que me saca una sonrisa. Necesito que seas tú, solo eso. Que ya no es lo mismo si no me cuentas las cosas y me haces darte cuatro voces o ponerte las cosas difíciles para hacerte reaccionar, ni es lo mismo si no estás ahí para reírte conmigo cuando me voy a dormir porque tengo hambre. Que no sé que voy a hacer contigo, porqué las gracias ya se me han quedado pequeñas, y que nunca te olvides de que nos quedan muchísimas noches bebiendo ginebra, que ya pulsé el botón de stand by, y dejaré atrás todo eso que no te gusta. Que es mejor vivir mirando estrellas. Gracias por enseñarme a hacerlo.

martes, 21 de diciembre de 2010

Nada ni nadie.


Busco una calma inalcanzable, la atmósfera aquí no es fiable. Quiero estar sola, si sola todo estará bien, que nadie me hable,que no rompan este silencio, es mío. Hoy quiero sentir el frió,vértigo que el mundo pare y me separe del cansancio de vivir así harta de fingir excusas musas, siento huir de mí, cosas que viví.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Si fuese capaz de ignorar...

Sé preguntó porqué llegaba a casa con esa sensación. No le gustaba. Se estaba cansando de no entender, de no saber por donde tirar, pero sabía, que si ponía empeño en cambiar ciertos aspectos, la sinceridad se le escaparía de las manos... y lo peor que podían hacer era engañarse. Necesitaba aislarse, pensar en todo aquello, aunque sabía que realmente todo le iba a llevar a la misma conclusión. Cogió la ropa caliente de encima del radiador y abandonó el mundo durante un rato. Desde su cama la habitación parecía aun más grande... 
- "¿Se habrá preguntado alguna vez, como afectan sus actos a su entorno? sí, seguro que no han sido ni una ni dos, las veces que lo ha hecho"...
La respuesta a esa pregunta se paseaba con soltura por su cabeza, pero la desnudez abrigaba el saber...
- "¿Qué es lo que pensará realmente?"...
Esa respuesta no estaba a su alcance... Intentó mantener la mente fría, tanto como ese frío de la calle que empañaba los cristales de su casa. Había puesto demasiadas cosas en juego... todo había sido de manera inconsciente, pero le había llevado a ver el lado positivo, porque  pasase lo que pasase, no iba a perder, ya estaba ganando al darse cuenta, de que no merecía la pena seguir aferrándose a algo que estaba muerto desde hacia bastante tiempo. 
La seguridad también le acompañaba, si pensaba en si alguna vez había sido capaz de, aunque fuese por una milésima de segundo, provocarle eso... a lo que aun era incapaz de poner nombre. Estaba totalmente segura de que sí. Por sus gestos, las palabras que de vez en cuando se le escapaban, el día a día, las sonrisas, el brillo de sus ojos y el miedo... ese que también se había instalado en su cuerpo, pero ahora de manera real... de ese que te bloquea, de ese que te provoca echar de menos, y a la vez te frena a volver a cruzar miradas.
Había jugado a perseguir, a buscar, a burlarse de saber como adentrarse en ese lugar escondido, puede que ese fuese el único error, y ahora se le volvía en su contra, porque si fuese capaz de ignorar todo aquello, seria incapaz de sentir como le pedía a gritos que actuase... y todo iría mejor, sin duda, porque sentía que estaban perdiendo y no encontraba el modo de reaccionar.

Atreveté...

Todo lo que hagas en la vida será insignificante, pero es muy importante que lo hagas, porque nadie más lo hará. Como cuando alguien entra en tu vida y una parte de ti dice "no estas minimamente preparado para esto", pero la otra parte dice "hazla tuya para siempre".

sábado, 18 de diciembre de 2010

Que pase lo que pase...





...seguiré estando en el mismo sitio de siempre.













Sale solo. Es lo que pasa, con la gente que te importa, con la gente que quieres, y Don escudo esta en los primeros puestos.

viernes, 17 de diciembre de 2010

De película.


Los caminos se bifurcan, cada uno toma una dirección pensando que al final los caminos se volverán a unir… Desde tú camino ves a la otra persona cada vez más pequeña...
 ...y al final solo ocurre una cosa, llega el puto invierno no hay vuelta atrás, lo sientes, y justo entonces intentas recordar en que momento comenzó todo y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas…  Mucho antes…y es ahí justo en ese momento cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez, y que por mucho que te esfuerces, ya nunca volverás a sentir lo mismo.

jueves, 16 de diciembre de 2010

. . .

Hay momentos, ocasiones, días, en los que lo mejor que te puede pasar es dejarte absorver por completo por la magia de un concierto. Dejarte llevar por por ese ambiente que solo ciertas personas saben identificar cuando está encima del escenario su artista o grupo preferido. Pero la vida es así de caprichosa y toca esperar hasta marzo. Para eso, al menos sé que si que merece la pena esperar, para otras cosas... creo que ya todo está tan claro, que hemos llegado a ese puto punto al que nunca debimos llegar... menos mal, que diciembre y enero vienen cargados de cosas buenas, que ayudarán a olvidar...

 



Entre tanto no seré yo el que tenga el mando... Esta vez soy yo el que va perdiendo, no conviene sufrir más. Es una adicción, es un infierno es no parar de temblar.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Buscando estrategias.

Nunca me han gustado las situaciones sencillas... será que la vida me hizo acostumbrarme a las complicadas demasiado pronto. Pero cuando pasa un día, otro, y otro más, y todo sigue siendo complicando acaba siendo una situación un tanto insostenible... Siempre he oído el refrán que dice "si juegas con fuego te acabas quemando" y creo que finalmente va a tener toda la razón del mundo... el desequilibrio de esta irracionalidad, se ha convertido en algo tan rutinario que creo que si algún día encontramos la salida, el daño será irremediable. Nos hemos empeñado en refugiarnos bajo una personalidad que no nos corresponde, y puede que lo hayamos hecho inconsciente o conscientemente, pero ambas excusas por una misma razón... el miedo... a lo nuevo, a lo diferente, a lo desconocido... y si realmente hiciésemos caso a esos principios del "déjate llevar" todo sería muchísimo más sencillo. Pero a pesar seguir caminos muy diferentes, seguimos el juego de buscarnos en los momentos mas simples, pero a la vez mas sinceros, en cada instante en el que no hay nada que nos engañe, en esos momentos que empezamos a echar de menos... y sí, sin duda es una locura, por más que lo intento no encuentro la explicación al porqué hemos dejado surgir tantos detalles, que deberían haberse quedado guardados, sin ver la luz... pero quisimos evitar lo evidente y el subconsciente nos esta ganando la partida. Aquí no hay culpables. El tiempo seguirá pasando, y continuaremos inventando estrategias que distraigan nuestras cabezas. Es una buena opción buscar diferentes salidas, aunque sean equivocadas, pero nos mantendremos alejados de eso que provoca el miedo, y mientras tanto tu arrogancia seguirá siendo la compañera de la mía una y otra noche más.


 

...puedo avanzarte el final, no puede ser mas simple, no pienso arrepentirme. Y dime quien calienta el sol, cuando se le para el motor, cuando anda escaso de efectivos y el amor es un vendido al mejor postor. Una palabra muda mitad nerviosa y tu a vueltas con tus dudas, desgastando baldosas, la noche es caprichosa, no hay forma de dormir jugando a las tinieblas... o a cualquier cosa

lunes, 13 de diciembre de 2010

Planes.

Sólo queda un mes... (:





date la vuelta, mirame, ponte más cerca, que quiero saber a que sabe tu piel cuando te despiertas

...y explotas.

Llega un momento en el que te cansas. Te cansas de respirar tanta hipocresía en el ambiente, de las dobles caras y de la falsedad por el simple hecho de quedar bien ante el resto del mundo. Te cansas de las dobles personalidades, de parecer que estas obligada a dar explicaciones a quién deberia de analizar un poco más ciertas situaciones. Te cansas de que te tomen por tonta, que digan una cosa y por detrás hagan lo contrario. Te cansas de actitudes que dejan muchisimo que desear. De que se atrevan a juzgar lo que haces, dices o como te hayas levantado ese día.. Llega un momento en el que no puedes mas y explotas. Y es cuando te das cuenta de todo lo que has aprendido en este tiempo. Que si todo el mundo va a lo suyo ¿no debe ser algo tan malo no? todo gira alrededor del egoismo, debe ser la nueva tribu urbana, a la que demasiada gente de mi entorno se ha unido...

domingo, 12 de diciembre de 2010

¿Puedes evitar sentir?

Nunca entendió como podía seguir siendo capaz de dejar las horas pasar y no hacer nada... después de todo, no era precisamente, la mejor manera de actuar, había demasiado en juego. Muchas tardes, noches, momentos, y confesiones compartidas. Él había sido el único protagonista de innumerables situaciones, y precisamente por eso, era la persona menos indicada para ese tipo de comportamientos, y menos ahora que las circunstancias eran las peores de todas. Antes, podía pasar lo mismo, y las únicas consecuencias, eran un enfado y vuelta a la rutina que arrastraban desde hacía tantos años. Pero ahora todo había cambiado...
Ella había decidido contarle todo lo sucedido en su ausencia. Aún no sabía el porqué. Quizás buscaba una reacción, despertarle esa parte que supuestamente le haría luchar contra todo de una vez, o puede que simplemente se estuviese engañando a si misma, creyéndose que eso pasaría y ahuyentaría los fantasmas de su cabeza como ya lo había hecho otras veces... pero ahora... por mucho que quisiera no iba a ser igual... no eran los únicos protagonistas del día a día y eso cada vez estaba complicando más las cosas.
Por mucho que quisiera, era una idea totalmente descabellada no dejarse influir por lo que le rodeaba, y es que no se estaba dejando influir, simplemente se estaba dejando llevar. Y todo , esta sucediendo tan tan despacio, que puede que pase muchísimo tiempo, que él vuelva a provocarle la mejor de sus sonrisas, que vuelva a hacerla sentirse en una nube, que vuelvan a pasar muchos de sus mejores días, pero tarde o temprano, acabará rompiéndose, antes o después tiene marcada una fecha de caducidad, porque hay palabras, hechos,  gestos, por muy insignificantes que sean, y por mucho que se quieran evitar... que irremediablemente ya están ganando el pulso.
Ella es consciente de que todo lo que esta pasando, pero prefiere disimular, es más sencillo que enfrentarse a correr más riesgos, esta totalmente dispuesta a disfrutar de todos y cada uno de esos detalles, de todo eso, de lo que en el fondo, los dos son conscientes, pero que les ha pillado tan desprevenidos que prefieren disimular. Él por el momento mantiene una postura más reacia que ella. Es algo complicado, diferente, que lleva consigo complicaciones añadidas... pero de vez en cuando también se deja vencer... se deja llevar, por que por mucho que traten de cerrar los ojos para evitar ver lo que sucede a su alrededor, sus corazones ya no pueden dejar de latir. 

viernes, 10 de diciembre de 2010

Rabia, pena.

Ni si quiera sé si voy a ser capaz de soportar que sigan pasando los minutos, que avance el tiempo, y todo siga igual, que tú no estés, que yo tampoco esté y que seamos tan inconscientes de dejarles ganar el pulso a los orgullos. ¿Realmente crees que merece la pena? No lo sé, de la misma manera que tampoco sé como expresar con palabras algo a lo que ni si quiera sé que nombre ponerle. No, no sé nada. Me siento tan insegura como los tímidos rayos de sol que esta mañana se atrevieron a dar la cara. ¿Pero sabes una cosa? Lo peor que te puede llegar a pasar es que la rabia se te mezcle con la pena. Y es que me da rabia ser tan cobarde y no tener un par de lo que hay que tener, y plantarle cara a tantos contras, y a ti, darte cuatro voces y hacerte reaccionar, que tu me las des a mi y dejes de estar cabreado con el mundo. Me da pena que todo esto tenga un puto final tan triste. No me arrepiento de nada, ni de los principios, ni de las ausencias, ni del volver a empezar, ni de los momentos, ni de las palabras, ni de los hechos, ni de los no hechos, simplemente he actuado en cada momento como creía que debía de hacerlo. Y si mañana, pasado mañana, el mes que viene o dentro de un año decides dejar de lado todo eso que me revienta, seguiré estando aquí, de la misma manera que lo he hecho siempre. ¿Sabes porqué? Porque te guste o no, he sabido ver esa parte de ti que tanto odias sacar a la luz. Ha sido la parte que me ha hecho confiar en ti, y lo seguiré haciendo aunque pasen los días y sigas tratando de enmascararte detrás de esas superficialidades que sabes perfectamente que no es lo que quieres. Quizás consigas mantenerte tras ese mundo nuevo que has decidido crear a tu alrededor, puede que consigas engañarte a ti mismo, pero llegará un momento en el que abras los ojos, asumas todo y te dolerá y mucho, pero no te preocupes, yo al menos, seguiré estando en el mismo sitio de siempre. 



 


Te echaré tanto de menos que las manos se me duermen. Te echaré tanto de menos, que no sé como parar esta canción. Si algún día me llamaras y me dijeras que no vas a volver, no tengo claro lo que haría, creo que saltaría, la ventana es un buen lugar para escapar.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Impulsos.

Es algo que pasa, que implica el tomar decisiones. Hay decisiones que se planean, que sabes cuando las vas a llevar a cabo, pero otras... aparecen de repente, de manera inesperada. Es como cuando quieres a alguien, y ese querer se te mete tan dentro, que no sabes cuando empieza todo eso pero si que eres consciente de que va a ser para siempre, que por mucho que el tiempo avance, que por mucho que ocurra a tu alrededor, ese sentimiento va a seguir estando ahí. Las decisiones que no esperas llevan consigo el cambio del curso de las cosas. Implican el no poder pulsar un botón y dar marcha atrás. El riesgo. El desconcierto. No suelen ser mis preferidas, pero me gustan. Es cuando sin duda alguna, tienes que dejarte llevar por los impulsos. Si algo te hace abandonar, es porque no había razones para seguir en el, si te hace cruzar la linea es porque lo que hay en la otra parte merece que te arriesgues. En el momento de tomar una decisión u otra puede que tengas miedos, que pasen días y sientas flaquear las fuerzas, que incluso conozcas a personas que sean aparentemente lo que te impulse a cometer errores, pero que a la hora de la verdad sean simples puntos de debilidad, que al fin y al cabo te harán ser mas fuerte y tomar una decisión correcta, guiándote única y exclusivamente de tus impulsos.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

imposible, improbable.

La real Academia define la palabra "imposible" como algo que no tiene facultad ni medios para llegar a ser, o suceder , & define "improbable" como algo imverosímil, que no se funde a una razon prudente. Puestos a escoger a mi me gusta más la improbabilidad que la imposibilidad, como a todo el mundo supongo.  La improbabilidad duele menos y deja un resquicio a la esperanza, a la ética. Que David ganara a Goliat era improbable, pero sucedió.. . un afroamericano habitando la casa blanca, era improbable pero sucedió... que los barón rojo volvieran a tocar juntos era improbable pero también sucedió...  Nadal desbancando del número uno a Federer, una periodista convertida en princesa, el 12 a 1 contra malta...e   amor, las relaciones, los sentimientos, no se funden en una razon prudente por eso no me gusta hablar de amores imposibles.. sino de amores improbables. Porque lo improbable es, por definicion, probable. Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar & mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase... vale la pena intentarlo.



aquí el único problema es que yo ya me he cansado de intentarlo... & no recibir nada bueno a cambio. hallegadoelpuntoyfinaldelahistoria.

viernes, 3 de diciembre de 2010

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Solo ella.

En el trailer de aquella película escuché: 

"Hay personas que aprenden a bailar. Otras, nacen para ello. La gente baila porque el baile puede cambiar cosas. Un paso puede unir a la gente. Un paso puede hacerte creer que hay algo más. Un paso puede liberar a toda una generación."

Ella nació para el baile. Las personas más importantes de su vida lo saben. Un paso de baile me unió a ella. En la vida puedes escoger muchas cosas, nunca todas las que te gustaría claro, si no, sería demasiado aburrido, pero a veces, el destino te sorprende y pone en tu camino a gente que... 

¡Que complicado es expresar con palabras tantos sentimientos..! 

Es muy sencillo optar por los caminos libres de dificultades, y en ocasiones, igual que el destino te lo pone todo en bandeja te pone zancadillas.. entonces te equivocas y tienes dos opciones, pulsar el botón de rebobinar o seguir hacia delante dejando las cosas pasar. Pero tampoco es algo tan sencillo... dependiendo quién esté al otro lado te resultará más fácil escoger una de las opciones. Con ella los comienzos fueron los mismos que con otras personas, una presentación traducida a palabras escritas, en color blanco sobre un fondo gris oscuro... enmarcadas en un recuadro, a la izquierda una foto y  al final de cada texto una firma... las palabras aumentaban con el paso de los días, acumulaban tensión, esa misma sensación al encontrar reacciones de esa persona que nos hizo coincidir en el mismo camino era compartida... "me apetece llamarte y que hablemos un rato" no recuerdo quien de las dos lo dijo, pero el rato se convirtió en algo diario, totalmente necesario. Surgían las fechas de posibles abrazos, intentos fallidos, visitas fugaces... y llegó un mes de Mayo en el que un sábado hizo de todo esto algo más especial de lo que cualquiera pudiese llegar a entender...  no hace mucho le deje en el tablón de su red social:

"Quiero/Necesito volver a verte por la mañana, revolucionar el estado de nervios, que me lleves a comer a un Pans, que el día se haga noche y siga estando contigo, que volvamos a comer pizza, en un telepizza claro, y esa larga lista de cosas que SOLO TÚ puedes entender... ¿te vale esto para hacerte una pequeña idea de todo lo que te quiero?"

Pero llegar hasta aquí no ha sido algo sencillo. Hay momentos en los que te equivocas y cometes errores que solo con personas como ella tienen solución. El destino cruzó de nuevo nuestros caminos y algo me llevo a dar aquel paso... no pretendo recuperar el tiempo, es imposible remendar los fallos  de no haber estado a su lado en momentos importantes, de no haberla calmado cuando las lágrimas surgieron sin porqués, el no haberme reído con ella en situaciones extremas o no haber estado ahí cada semana planeando que ponernos dentro de un mes, quizás más... el no haberla ayudado a dar un paso más cuando quiso tirar la toalla... Tampoco voy a decirle gracias, aquella noche entre  nervios, risas, emociones, tequilas y cubatas quedaron palabras prohibidas y puertas abiertas... quedó clara la evidencia de la esencialidad, de la necesidad de ella cada día, del "sabia que tenias algo que contarme", de no poder ocultarle nada, de tantos cambios en tan poco tiempo... de cosas que ella me cuenta y muy poca gente sabe,  de confesiones, el estar ahí y darle la oportunidad de leerme textos interminables y que después escuche los mios, de que lo sepa absolutamente todo sin que yo le cuente nada, de compartir nervios, risas, de un "ahora te jodes y no llegas por ser tan puta!" , alargar la hora de irte a dormir por que si te duermes no esta  ella  y levantarte por la mañana con una sonrisa a pesar de que las cosas no vayan bien y es que estando ella todo se vuelve más fácil...







 
 
... porque hay cosas que solo ella sabe entender.





pd: con esto no quiero que sigas pensando ...... tururu! porque voy a ser mas fuertes que ellas!

martes, 30 de noviembre de 2010

Cada uno por su lado.

Sentir, pensar, actuar, frenar, vivir, llorar, reír, dejar pasar, respirar, acelerar, descubrir, compartir, soñar, enfrentar, mirar, discutir, dialogar, sorprender, encontrar, mostrar, adentrar, fingir, evitar, distanciar, acercar, alejar... nada puede desarrollarse al mismo ritmo ni bajo unas mismas directrices, adentrarse en la rutina puede ser algo mucho peor.  Cada individuo elegirá los verbos con los que ir construyendo su realidad, su ficción, no elegirá todos, algunos se los impondrán a medida que pase el tiempo, ese irrefrenable enemigo que nunca se detiene, que obliga a avanzar, y a la vez, hace que todo sea más fácil dirigiéndoles directamente al punto sin retorno del dejarse llevar.  

 

Ella siempre fue una loca, pero eso ya no toca tiene roto el corazón. Ella que ya no se fía, aparentando ser fría, confundiendo sin temor.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Cuéntame un cuento y hazme feliz,

¿Siempre has sabido escoger el tuyo a la primera?  Pues ven, siéntate un rato a mi lado y cuéntame como se hace. Creía haber elegido el mio, y que aunque implicaba ciertas dificultades, aunque estuvo abandonado en ocasiones, nunca, nada, ni nadie podría hacerme cambiar de idea. Y estaba tan equivocada... tanto como en el comienzo del nuevo. ¿Por qué si es todo tan evidente sigo queriendo tirar adelante? Ni si quiera sé exactamente cuál es tu verdad. A veces me haces dudar tanto que todos los caminos se vuelven borrosos, todos contienen arena movedizas, que me provocan el necesitar cambios.
 
Quiero que alguien venga a quitarme la venda de los ojos, que se siente a mi lado,  me haga sentir todo de manera diferente, que le de otro punto de vista, que después me acaricie el pelo y poder decirle:

- Cuéntame un cuento y hazme feliz. Demasiado feliz.


 
 
 
 
 
mis sentimientos han cambiado, 
pero siguen siendo mi verdad

domingo, 28 de noviembre de 2010

Stan by*

Has sido el claro ejemplo de que juzgar sin conocer esta pasado de moda. De que el tiempo puede hacer que lo que empezó de la nada pase a ser largas horas de conversaciones, a veces sin sentido, otras de broncas... a que los recreos ya no sean lo mismo aunque a veces me saques de quicio y tenga que hacer yo de mayor y sacar mi parte responsable a relucir... pero eso que más da, si cuando caigo siempre estás ahí. Eso compensa, saca tu parte buena de ahí detrás, de ese escudo que a veces me dejas que retire, y que gana a lo malo, es lo que te hace grande.
No pienso decir la palabra prohibida, solo te diré, que me has enseñado a ver el lado positivo a vivir mirando estrellas, que aun nos quedan muchas noches bebiendo ginebra y siempre que quieras estaré ahí.

Me da vértigo el punto muerto…
y la marcha atrás,
vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gas-oil.

Me angustia el cruce de miradas,
la doble dirección de las palabras
y el obsceno guiñar de los semáforos.

Me arruinan las prisas y las faltas de estilo
el paso obligatorio,
las tardes de domingo y hasta la linea recta.

Me enervan los que no tienen dudas
y aquellos que se aferran a sus ideales
sobre los de cualquiera

Me cansa tanto tráfico
y tanto sin sentido
varado frente al mar mientras el mundo gira.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

siempre habría un ¿te acuerdas de...?

Necesitaba de esa parte de equilibrio que el le daba para ahuyentar fantasmas. Quería dejar de subir y bajar, de sentir y evitarlo, de querer y no poder. No quiso borrar,  como si nada, tanto tiempo a sus espaldas, que por mucho que doliese siempre habría un ¿te acuerdas de...? y quiso que esos recuerdos siguiesen siendo cosa de dos.
Nada podía llegar a ser tan complicado, cualquier cosa por pequeña que fuese, tendría más fuerza que todo aquello y las dudas volverían a formar parte del presente. Por muy parecidas que pudieran a llegar el resto de  historias, no podrían ni si quiera a hacerle un poco de sombra... pero hay motores que se mueven por si solos, y por mucho que se quiera es imposible frenar. Era de ese tipo de cuerdas que  resistiría hasta el más duro tirón, siempre*

martes, 23 de noviembre de 2010

Noria*

No sé si alguna vez te habrá pasado, más bien, ni si quiera sé si seré capáz de ofrecerte una explicación con algúna pizca de lógica, pero lo intentaré. No se elige el momento de adentrarte, simplemente cuando menos te lo esperas te encuentras atrapada ahí arriba, en esa pequeña cabina metálica que ahora te sube y ahora te baja. No eliges ni la velocidad, ni el ritmo, es algo mecánico, que te llega a cegar de tal manera que por mucho que reacciones y quieras bajarte, seguirá existiendo algo que te haga continuar atrapada en la vertiginosidad de la atracción*







cuando vea el final y me de miedo mirar
seguiré las luces que a lo lejos,
me llevarán a tus brazos de regreso
y es que venimos subidos en norias
donde me faltas te espero.



lunes, 22 de noviembre de 2010

Ciudad de las nubes.

Yo aprengo a sobrevivir,  en el barrio de la ilusión. Y en la ciudad de las nubes, calle de mi imaginación. Yo aprendo a sobrevivir, encerrado en mi habitación. De la ciudad de las nubes, yo no me quiero marchar.  Se me ha olvidado la manera de volar, y aquí que no pasa el tiempo, y el espacio se vuelve cada vez más pequeño.


domingo, 21 de noviembre de 2010

Fuera de juego.

Altas dosis de café al comenzar un nuevo día, hacer que mis neuronas salgan de ese profundo letargo que les hace inmunes, aunque quizás, no sería mala idea que continuasen sumidas en ese profundo sueño, ajenas a todo lo que ocurre alrededor, de la misma manera que intentas aparentarlo tu. Has podido tener en tus manos las llaves de muchos momentos, sensaciones y caminos exclusivos, pero has decidido escoger el más egoísta de todos, e incluso no conforme con ello, has llegado a atreverte a realizar reproches hacia el comportamiento de quienes te rodean, de quienes tu has decidido que formen parte de ese juego al que según tu, no perteneces, y te duele que exista quien se atreva a plantar cara al ascenso de tu ego. Ni si quiera, tienes el valor de pararte un segundo a pensar si tus actos estas causando alguna consecuencia. No te atreves a plantarte frente al espejo para analizar algo más que el propio exterior. Pero ahora ya, el tiempo ha pasado y los hechos no se pueden borrar. Quizás nunca llegue el día en el que te des cuenta de nada, eres de los más claros ejemplos de que no es fácil cambiar los aspectos negativos, esos que durante un tiempo estuve dispuesta a saber llevar, pero nadie cambia... tienes parte de culpa y la mía, está más que asumida. 

Simplemente te dejo aquí estas palabras para decirte que no me interesa seguir formando parte de esa espiral, de  tu juego. No me rindo ante él, ni si quiera tu has ganado algo más haya que simples fachadas... si te conformas con eso, todo se me torna un poco triste, he incluso, la pena se atreve a aparecer, pero yo abandono la espiral. Si algún día quieres abrir los ojos, quizás pueda ofrecerte un poco de mi café, la cafeína siempre es buena para despertar los sentimientos. Por el momento, guardaré las llaves bajo mi almohada. Ellas seguirán en el profundo letargo del que no debieron despertar.

yo no quiero equivocarme, 
tampoco seguir esta mentira...

sábado, 20 de noviembre de 2010

No me lo digas nunca más.

pero te engañas, y me engañas a mi... y no... que no, que tengo que luchar por las cosas que quiero, y que tengo que ponerme las pilas y no puedo...




no me lo digas nunca más... 
te lo suplico.  


...no puedo más... la vida no es de color de rosa, estoy creciendo, busco algo, y te juro que lo voy a conseguir, me dejaré la piel... dejaré de ser una niña...

jueves, 18 de noviembre de 2010

Piedras sobre mi propio tejado.

Soy totalmente consciente de estar tirando piedras sobre mi propio tejado. De estar sumando ladrillos al muro en lugar de derribarlo... pero todavía busco el sentido al porqué nos adentramos en esta estúpida espiral. Aún si el círculo final me ayudase a adentrarme en tu cabeza, podría encontrar un atisbo de lógica a esta absurda rutina que se empeña en envolver los días. Allí podría descubrir uno a uno tus pensamientos, acariciarlos y que me mostrasen tus sentimientos más profundos. Hay un 99% de posibilidades de que nada de lo que allí encontrase me pudiese gustar, pero tendría la posibilidad de coger los hilos y manejarlos para que al menos tú fueses un poco menos adicto a mi. Así podría deshacerme de esto que me aprieta el pecho y no me deja reaccionar. Es todo tan irreal.... tan inesperado, tan ilógico, tan improbable... que no puedo pensar ni si quiera en qué pasará en unos pocos minutos. Eres tan inestable... y yo tan frágil, que tu capacidad de convicción ha ido penetrando poco a poco en lo más profundo de mi motor y ahora lo manejas a tu antojo, dándole vida y quitándosela a la vez, provocándole y dejándole con las ganas...  y una vez más pulsaré el play del reproductor, subiré el volumen al máximo y me aislaré, y seguiré tirando piedras a mi tejado.


sábado, 13 de noviembre de 2010

cualquierdiatodopuedecambiar

Miradas cruzadas de manera inesperada. Fijadas en un mismo punto, como si quisieran decirse algo que ignoraban, o al menos eso pretendieron aparentar. No era sin duda lo planeado para aquel día, y mucho menos tal y como estaban las cosas. Fue un sencillo y común paso... pero fue un paso que dio la señal de salida a un torbellino irrefrenable de sentimientos, más entrelazados que nunca.
Abrieron ojos y cerraron heridas. Dieron paso a sonrisas que envolvieron el ambiente alejando las grises nubes del inminente invierno. Ahora lo único necesario es la calma, la cautela y no frenarse bajo ningún atisbo de miedo. Es necesario acomodar las nuevas ideas bajo el abrigo de la experiencia.



















Pocas horas, muchos cambios. Pensamientos confusos. Sentimientos en huelga. cualquierdiatodopuedecambiar

martes, 9 de noviembre de 2010

Sin retorno.

Todo había sido demasiado sencillo, no era más que una mera mentira. Trataba de engañarme. De camuflarme el corazón pensando a la velocidad de la luz. Y ahora ha llegado ese punto en el que grito y ni si quiera me oigo. Creo que de todas la posibilidades, he agotado hasta las más estúpidas. La madeja de sentimientos se ha convertido en algo prácticamente en algo imposible de arreglar. Cada día son más las agujas que la distancia me clava en el corazón. Sigo sin entender nada, y sé que no podré hacerlo. Puede que el final haya llegado. Que esté ahí desde incluso mucho antes de aquél precipicio en el que volvimos a caer. Ese que no supimos sortear y nos gano el pulso. Mi paciencia se fué con él. Pero ahora estoy tan perdida que no sé si merece la pena seguir, o merece la pena plantarse. Si hay algo por lo que seguir luchando o son  simples espejismos bañando el desierto de las noches en las que ya no estás. Buscar sustitutos que arropen los días es algo más sencillo que parar el despertador y seguir sumergida en los sueños, encontrarlos es imposible. El vacío es tan tuyo que seguirá ahí siempre. Por mucho tiempo que pase. Por mucho que mi cabeza se imponga jamás le ganará ese pulso a mi corazón.




La esencia.

Hay de varios tipos. Las que te van formando a lo largo de la vida. Las que vas perdiendo o intercambiando según vas creciendo. Las que forman tu mundo. Y están, las piezas que forman sus mundos. Recogen una de aquí, otra de allí, pero al segundo ven algo mejor y deciden volver a cambiarlas. Son antojadizos, nunca están lo suficiéntemente conformes con lo que tienen y sus ansias por destacar les hace imitar el entorno que les rodea. Dejan en el camino buenos momentos, posibilidades de comenzar su propio puzzle desde cero, pero la envidia les gana el pulso, la avaricia les impide avanzar. Creen que pueden presumir, de aquello que aprendieron del resto. De todo aquello que les ofrecieron y agradecieron con desprecio. No se dan cuenta de que esas piezas, jamás encajarán en sus vidas. Podrán parecerse, pero les faltará lo más importante..... la esencia de una personalidad propia.

lunes, 8 de noviembre de 2010

El control de la vida.



Era sencillo olvidar. Cuando despertabas al día siguiente ya no dolía. Ahora es diferente. Es imposible borrar de tu vida a quién formo parte de los momentos más importantes. Por mucho que duela. Por muchas oportunidades que te haga llegar a perder... en ocasiones el corazón es quién toma el control de la vida.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Un día que es la hostia.

Dolía, pero bajo el arrullo de la ignorancia el peso era mucho menor. Al menos detrás de aquella venda seguía siendo la única en ocupar aquel lugar. De aquella manera eran posibles los desacuerdos, acuerdos, conflictos y pactos.  Así, simplemente cada parte ha tomado su camino. No llevan a ningún lugar... ni llevarán. No son historias similares. Ni si quiera parecidas, por mucho que pueda parecerlo. Lo único que tienen en común es lo que más destaca de toda la historia. Las palabras. Juegan un doble papel. Son sencillas de articular, de escribir y llevan consigo connotaciones que implican sentimientos. Tan solo es necesario pensar en elegir las adecuadas para maquillar el ambiente de la mejor manera posible. La única pega es su falta de credibilidad y la invisibilidad de los hechos. Estos nunca aparecerán. Prefieren quedarse aletargados para hacer acto de presencia junto a quién menos lo merezca. No los busques. Por que esto sucede siempre. 

 

Hay un día, ya verás. Un día que es la hostia. Ese día todo es bueno. Ves a la gente que quieres ver, comes la comida que más te gusta y todo lo que te pasa ese día, 
es lo que tú quieres que te pase.  
Si pones la radio, la música que sale es tu canción favorita. 
Si vas a la tele ese día, por ejemplo a un concurso, lo ganas todo: el dinero, los viajes, todo.  
Fíjate bien lo que te digo, todo. 
Pasa sólo una vez en la vida, por eso hay que estar muy atenta, 
no sea que se te pase. Es como un desvío. Como cuando vas por la carretera 
y hay un desvío hacia otro sitio pero a lo mejor vas hablando por el móvil 
o estás discutiendo o pensando en lo que sea y no te das cuenta y se te pasa, 
y te jodiste porque ya no puedes volver atrás. Pues ese día, es lo mismo: un desvío. 
Y es muy importante porque puedes elegir por dónde va a ir todo, 
si por ese camino que es nuevo o no.  

Por eso tenemos que estar muy atentas Zule, muy atentas. 
Porque hay muy pocas cosas buenas y si encima se te pasan 
porque estás hablando por el móvil o pensando en otra cosa, 
sería una mierda. 
Una mierda completa.