jueves, 31 de marzo de 2011

Todo.













¿Tanto para qué? 
He sido una estúpida, eso es todo lo que  he sido.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Será que no tienes suficiente...

...con que haya estado SIEMPRE ahí, hasta cuando no te lo has merecido. Si, ha habido esos momentos, momentos en los que te he necesitado y no estabas, momentos en los que te he dicho de mil maneras que te echaba de menos y hacías caso omiso. Será que no tienes suficiente con ver lo que escribo cada día. No entiendo porqué cuando las cosas no salen como tu quieres te comportas así, no todo el mundo somos iguales, no todo el mundo hacemos las cosas a malas. ¿Y cansa sabes? Cansa que remuevas cielo y tierra por cualquiera antes que por quién ha estado SIEMPRE ahí. Será que nunca te he advertido, que nunca te he avisado de que acelerar no es bueno, será que no me he comido broncas por decirte las cosas por tu bien, será que no hemos tenido días malos por tu cabezonería. Por la mía también por supuesto, es imposible de negar, pero a ti parece que hay que pegarte gritos, si no no reaccionas, pero ya ni por esas... ¿Sabes? A todo el mundo nos pasa, hay algo a lo que no estamos acostumbrados, pero nos vamos acomodando poco a poco. Tu comportamiento me hace pensar que no estas acostumbrado a tener gente de verdad cerca, gente que llegue ahí detrás, donde llegué y toque la fibra, por eso cuando alguien así se pone frente a ti te bloqueas, y tu escape es hacer como que ignoras. Pero las cosas no son así... A veces hay que enfrentarse, reconocer las cosas. Será que con todo eso aun no tienes suficiente... por eso metes en el mismo saco a quién según tú más falta te hace... y a pesar de todo nunca me ido, has sido tu el que me ha hecho separarme. Has sido tu el que ha cogido el escudo y ha escogido quedarse con lo superficial, con lo que le entretiene. Nunca he puesto las cosas malas en una balanza, porque las buenas pesan más. Todo eso que me has enseñado, todo eso que he llegado a ser gracias a ti, todo eso que me has demostrado... ¿Lo que yo he hecho queda realmente ahí arriba? no me importa donde esté, porque lo he hecho de verdad, lo he hecho queriendo, pero por muy fuerte que aparente ser, yo también me caigo ¿sabes? no me creo más que nadie, todo lo contrario, por eso mismo me he callado quizás mucho más de lo que debería y lo sabes.




















¿Todavia necesitas que te grite más?

martes, 29 de marzo de 2011

¿Quieres respuestas?

Si las buscas de verdad, hazlo de la manera correcta, que sabes como hacerlo... quizás pueda ofrecértelas.












Porque el silencio no se nota hasta que alguien te pega un grito... 




...tenlo en cuenta.

lunes, 28 de marzo de 2011

Un día de diario.

Adoro dormir, aunque eso no quiere decir que lo haga todos los días, anoche por ejemplo no lo hice, y las horas han pasado lentas... pero he pensado mucho. Y aunque nada ha cambiado y mis ojos siguen llevando el peso de todos estos días, estoy empezando a plantearme algunas cosas. Es muy dificil de compaginar el ritmo de las clases, de los madrugones, con no dormir, el cansancio y que absorvas mi mente. Estoy cansada de que esta rutina se alargue... de que a la mínima me vuelva a caer. Si esto se muere, es porque lo has tenido en las manos y has dejado que se escape. Es una espiral interminable, me agota. Y a la vez me ha hecho tomar decisiones, he dado pasos donde debi de darlos desde un primer momento, y sí, has sido tu quien me ha enseñado a hacerlo, no lo niego. El día ha sido gris, muy gris, y no ha dejado de llover en todo el dia, y aunque odio este tipo de días está acabando un poco mejor que el resto. Quizás sea el momento de cambiar las perspectivas...



domingo, 27 de marzo de 2011

Fecha de caducidad.

Por muchas noches en blanco que una dedique a pensar en su biografía sentimental, la verdad es que encontrará pocas soluciones. Podrá parchear tal, o cual relación, pero al final, volverá a pasar lo de siempre... que en un momento dado, saltará en pedazos. Como tantas otras veces. Porque uno es como es, y no es fácil dejar de serlo para querer a alguien, es casi un combate perdido de ante mano. Asi que lo mejor que nos podría pasar es que las relaciones sentimentales vinieran con fecha de caducidad, como los yogures. Así sabríamos de antemano cual es la fecha del final, y no perderíamos el tiempo en  inseguridades, sospechas, ni discusiones. Nos dedicaríamos a disfrutar cada momento hasta la última décima de segundo. Aunque... si lo piensas... lo bueno de no tener fecha de caducidad, es que nos permite seguir soñando con que está vez sí, ese yogur, pueda conservarse para siempre.



Al segundo.

Suelo moverme por impulsos, siempre lo he hecho, a pesar de que últimamente permaneciese sumida bajo el peso de algo, que al fin y al cabo no es para tanto. Yo también he necesitado un tirón de orejas, para darme cuenta de todo lo que hay a mi alrededor, he incluso he perdido oportunidades por pagar con quién no debía mis malos días. Pero nunca sabemos como van a venir las cosas, por eso no merece la pena pasar los días bajo la amargura. Ni es momento para lamentarse de nada. Si todo ha pasado así será por algo. En un segundo todo puede pasar y si de repente vuelve a mi cabeza la posibilidad de cometer un pequeño cambio, es que tal vez ese sea el camino... vivir al segundo, no pensar ni si quiera en lo que pasará dentro de cinco minutos. Resurgir del fondo.



sábado, 26 de marzo de 2011

Dejar de caerme cada segundo un poco más.

Creo que estoy empezando a volverme loca. 
Ya no sé distinguir entre lo que está bien 
y lo que está mal. 
Entre lo que tengo que hacer 
y lo que no. 
No sé si es que no entiendes nada, 
no quieres entender, 
o es que la que realmente sobra en todo esto soy yo... 
No lo sé pero no puedo más. 
Quiero volver a ser yo, 
quiero dejar de llorar, 
poder centrarme en lo que debo hacer, 
tener ganas de salir, 
ganas simplemente de hacer algo... 
Que las horas no pasen simplemente 
esperando una reacción por tu parte. 
Dejar de caerme cada segundo un poco más.



Rutina.













Deshojando la esperanza, esperándote en  la estacada.

viernes, 25 de marzo de 2011

Cambiar el mundo.

Decidí darle comienzo al momento de plantarme. Que todo comenzase a cambiar. Lo hice con la intención de buscar el mayor equilibrio posible. Todo se estaba yendo a la mierda. No era una vía de escape, era simplemente una manera de poner en práctica lo aprendido.  Sin pensarlo, convertí mis pensamientos y sentimientos en textos. Con ninguna intención... pero parecía que de alguna manera obtenía respuestas... todas coherentes, en una misma línea, hasta que de repente decidiste cambiar el rumbo... no pude reaccionar, porque aun no lo entiendo. Tú fuiste quien me enseñó a ponerme en mi sitio cuando fuese necesario, a hacerme valorar, a ser yo... Pero quizás no tuviste en cuenta que todo eso podía aplicarlo a nosotros. Eso sí, nunca en el peor sentido, eso sobra que lo diga, tú ya lo sabes, aunque lo disimules. Igual que sabes muchísimas más cosas, pero prefieres callártelas, como por ejemplo que en poco tiempo te he dicho más verdades que mucha gente, o que he llegado a conocer facetas de ti, que aun siguen en la retaguardia. Tú siempre me decías que decir las verdades no es malo, que si a la otra persona le duelen, si esa persona es de las que merece la pena se dará cuenta de que son por su bien, y que nada cambiará, y si lo hace, con el tiempo volverá. 




Pero... si tu no has venido...




...¿Qué parte me he perdido?




Si algún día decides volver...




...mis ganas de cambiar el mundo seguirán intactas.

Cada día.

Seguiré esperando que vuelva ese sonido... aquello que empezó con el final del verano. A pesar de todo, aún espero que pase algo mientras voy perdiendo las fuerzas por el camino. Sí, siempre he sido una ilusa.










¿Cómo reparar heridas? ¿Y el dolor?... ¿Cómo aprender a desnombrarte? ¿Cómo lograr a esquivar todos los baches que hay ahora que no estás?

jueves, 24 de marzo de 2011

Rompes mis esquemas.

No quiero ver, ni escuchar, ni oir, ni leer, ni pensar, ni sentir, ni padecer, ni que pase el tiempo, ni este vacio, ni esta rabia, ni este miedo, ni esta angustia. Lo único que quiero... es ser capaz de entender, encontrar, saber, de ponerle lógica, de que todo esto termine de una vez... Por que no puedo más, una milésima más de dolor y me romperé... He tratado de crear un lenguaje que dejase todo a la luz, que transmitiese por si solo, que no hiciese falta nada más... y no ha servido de nada. Todo ha desaparecido de repente...






...sinceramente, no era ese el camino, ni la elección que esperaba que tomases.

Es muy fácil...

...haz todo lo que tengas que hacer, o no hagas nada....










 

...pero deja ya el juego de las medias tintas.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Todo es cuestión de acostumbrarse.

 
Hace unos días, vi una película que llevaba un tiempo con ganas de ver. Era de esas que te enganchan, que tan solo por el título ya sabes que es de tu tipo de películas. Los protagonistas tenían todo en sus manos para ser felices, y cuando digo todo me refiero a un trabajo, a unos amigos, a una vida propia... una vida que les ponía en bandeja incluso, el tener a alguien realmente especial al lado. Alguien a quien no es necesario llamar porque siempre está ahí, alguien con quién los secretos no existen y las miradas son algo más. Sin embargo, por unas cosas o por otras, el final no era el de los típicos cuentos, en los que los protagonistas acaban juntos, y sin embargo era un final bonito a pesar de que los dos sabían que estaban dejando escapar algo grande, pero no hacían nada, dejaron que se esfumase. Y pasó el tiempo, cada uno siguió con su vida y el destino no quiso que sus vidas volviesen a juntarse, pero existían detalles que a ambos les hacían saber que el otro estaba pensando en ellos. Y cuando acabé de ver la película me dio mucha pena que se rindiesen, que no luchasen por lo que perseguían y se conformasen con dejarse ir. Pero ahora lo entiendo, y es que hay veces que por mucho que luches, por mucho que hagas por alguien, por ti, todo se esfuma. Puede que jueguen varios factores en el hecho de que eso ocurra, como por ejemplo el orgullo, el esperar a que sea la otra parte quien decida hacer algo, o simplemente que llega un punto en el que todo se va y no hay más, no hay manera de que vuelva a su sitio. Y tiene que pasar un tiempo para que te acostumbres a esos huecos, a esos momentos vacíos, para que tu organismo se acostumbre y tu cabeza cada día piense un poco menos, que las dudas fluyan cada vez más de vez en cuando, y cuesta mucho, pero tarde o temprano te acabas haciendo a la idea. 

 


Horizontes.

¿Quieres ver el mundo? Mira...




 
 

 
...está debajo de tus pies.

martes, 22 de marzo de 2011

Miénteme!

Lo decidiste, ahora no te eches atrás, saber que te vas es muy triste, creo lo podré superar. Podrías cubrirte, de rosas y decir la verdad, también tú te fuiste, pero siempre me lo vas a negar.






Hay veces que es mejor pasar,  que echarse a un lado, no te quiero recuperar... 
Eres un vicio muy caro.

Aprende a buscar.

Nos pasamos el día buscando la felicidad. Creemos que es algo que nos aportará estabilidad, que si la logramos ya nada irá mal. Pero en lo que no pensamos, es en que realmente es de lo más inestable que existe. Si hoy te hace feliz comprarte unos pantalones nuevos, dentro de un mes, te aburrirás de verlos en el armario, o ya ni si quiera los mirarás. Esa canción que no dejas de tararear y te provoca una sonrisa, dentro de unos días te creará mal estar de tanto oírla. Y pasa lo mismo con las personas, nos empeñamos en luchar por quienes creemos que nos valoran, por quienes creemos que lo merecen. Nos acostumbramos tanto a esas situaciones pretendiendo lograr la felicidad a su lado que no nos damos cuenta de que lo único que nos estamos autogenerando es dependencia, y que mañana cuando ya no seas nada para esa persona, el vacío será tan grande que te sentirás incapaz de encontrar la felicidad de nuevo, cuando realmente la felicidad nunca se ha ido... Solamente tenemos que aprender a verla en todo lo que nos rodea, en el sol que le da otro color a los días, que puede que se vaya, pero que volverá a salir, en las melodías que nos traen a la cabeza esos buenos conciertos al lado de tu gente, en la sonrisa de un niño que hace un rato te has cruzado en el parque, en la capacidad de poder elegir, de saber lo que queremos. En ser nosotros mismos.

lunes, 21 de marzo de 2011

Musas.

Si busco a las musas no salen a mi encuentro. Debe ser que la primavera les provoca timidez, o que no les gustan los lunes. Y las entiendo, da pereza retomar la rutina y dejar atrás horas de despreocupación. Aun así, este lunes he visto el sol salir, y no me refiero físicamente si no que hacía mucho que mis pies no estaban sobre la tierra y la cabeza estaba en su sitio. Y ahora no me preocupa que venga un vendaval o un puñado de nubes. Se que no me vencerán.

Juramento de sal y limón.










teheechadodemenosfelicidad.

domingo, 20 de marzo de 2011

Opciones que ya no me quedan.

Puede que llegue un día en el que todo cambie o que todo siga en el mismo sitio. No puedo utilizar palabras para calificar, describir, mi estado de ánimo, dejemoslo en que esta ausente con una pizca de miedo acumulado. ¿Y qué más da? No importa, es la respuesta de siempre, más de lo mismo. Me cuesta ignorar situaciones, acciones, reacciones, supongo que todo será cuestión de acostumbrarse a ese vacío, de igualar puntos de vista y aplicarle raciones de superficialidad. Ya sé que todo eso no va conmigo, pero no me dejas otra opción.











 
Pero no entiendo cuando de repente no me quieres y pienso que cojones habré hecho mal. Y entré quedarme en casa a llorar o ser valiente elegí la opción de no llorar.

sábado, 19 de marzo de 2011

eshorribleelmiedoincontenible.






















Ella sabe y presiente que algo ha cambiado. 
¿Dónde estás? no te veo, es mejor, ya lo entiendo. 
Ahora ya no me lamento, no sigo detrás ¿para qué? 
Si cada vez que vienes me convences, 
me abrazas y me hablas de los dos, 
y yo siento que no voy, que el equilibrio es imposible, 
cuando vienes y me hablas de nosotros dos.

.

No puedo evitar que llegue la rabia y se plante aquí a compartir el momento. ¿El dolor? A él me ido acostumbrando poco a poco. Pero ahora ya no importa. Es un antes y un después. Nunca pensé en que fuese así, pero desconocemos el futuro, si fuésemos capaces de saber que pasará hoy, mañana o dentro de un mes todo sería demasiado fácil y a mi, me encanta complicarme la vida. Me quedo con que es muy sencillo, demasiado, llegar a un punto en el que todo esta bien, aunque este lleno de superficialidades, y con que yo no elegí ese camino ni ese momento. Llegué en el peor y arrastre la suciedad, hasta llegar a lo más limpio. Si no valió de nada, no es mi culpa. Quizás la de nadie. Incompatibilidad creo que lo llaman. Un nombre de esos indefinibles, como las propias situaciones. Pasará el tiempo, como siempre, y el será el que nos traiga soluciones. O quizás no.

jueves, 17 de marzo de 2011

Acción, reacción.

No es algo que me guste, pero me sale por instinto. Pienso todas y cada una de las cosas que sudecen a mi alrededor. Los motivos, actos, no actos, consecuencias. El pasado. Lo que es y lo que pudo llegar a ser y nunca será... y es cuando llego a esta parte cuando más pena me da. Por todas esas cosas que jamás llegarán a pasar, por alguna razón. Pero ultimamente estoy empezando a pensar que quizás sea momento de sonreir porque todas esas cosas al menos han formado parte de mis pensamientos. Y pienso también, que quizás sea el momento de alzar el vuelo. Aunque duela, y el camino sea complicado.


















Acción, reacción. No reacción, si reacción.

miércoles, 16 de marzo de 2011

De un Dios, para la Diosa música.

Siempre quisé expresarme, dejar fluir lo que para mi significa el sentir, el poder oir, el vivir melodías. Sueños y recuerdos, pasado, presente y futuro. Todo se encierra en ella. Ahora cualquier cosa que pueda decir será nada comparado con todo lo que él ha sido capaz de expresar. 



De un Dios, para la Diosa música.


Si estoy solo tu me acojes eres mi fiel compañía, me hablas sincera y me esperas cuando empieza el día. Mi guía, mi faro de Alejandría, si me ves perdido te miro y elimino la tristeza en un suspiro. Das sentido a mi existencia, tú desobediencia, tú, sola presencia merece mi reverencia, tú me diste un don, fuiste mi espada, siempre encerrada en tu prisión si la inspiración faltaba. Desde la nada me abrazas, no prohibes ni amenazas tan romántica y auténtica, tú nunca te disfrazas como un hada y un verdugo firme escudo en la batalla, tú, a quién acudo si otros fallan. Me das retos, aventuras y responsabilidad, me das éxito y dinero me quitas la intimidad, me exiges crear, me haces temblar, soñar, me curas me eliges para hablar si las calles están mudas. Me desnudas con ternura y siento tu tacto y tu olor, si te veo volar libre entre la voz de un cantautor eres Ópera y Flamenco, eres todo lo que tengo y te amo, mientras brotas entre las notas de un piano. Y me desintegras pintando estas noches negras, me alegras, me invades, me evades, alejas las tinieblas y me resucitas siempre, nunca me mientes eres el recipiente donde lágrimas se vierten. Eres Tango y eres ritmo vives en do, re, mi, fa impredecible compás cuando te vistes de Jazz, llegas y me das ógixeno, mi único somnífero si el mortífero estrés tensa mis músculos, discípulo de tu inmensa maestría cuando no te conocía, como podía vivir sin percibir tu melodía fuiste mía y solo mía en mis horas de miseria, compones la banda sonora de esta tragicomedia. Tú reina entre mil reyes, cumbre de mis valles, me levitas y asi evitas que tanto odio me ametralle tú, si eres Hip-Hop muestras denuncia y carisma, pero te vistes de clásica y sigues siendo la misma. Eres tú, mi suerte, eres tú, tan fuerte, eres tú, tú, tan diferente surges y de repente la vida olvida a la muerte. Imposible de tenerte si naces de un pentagrama, si el drama yace en mi cama me abres enormes ventanas, tu llama jamás se apaga, luz de eterna juventud cuando lloras punteando una guitarra de Blues. Eres tú, la rabia sucia y rasgada de Kurt Cobain el compromiso sincero de Marvin Gaye, la grandeza de John Coltrane improvisando con el saxo, la mirada niñada en los ojos de Michael Jackson. Y es que tu son me sedujo, tu luz me dejo perplejo y caí, reviví como el sol en forma de Soul aren't be bebí de tí el elixir y resistí los golpes, si fui torpe encontre por fin mi norte, mi soporte. Entre acordes de Mark Knopfler redobles de Hanckock Herbi, de Vivaldi hasta Elvis, desde Verdi hasta Jack Berry. Inmortales piezas musicales hacen que el tiempo se pare, estallan como bombas provocando ondas letales de esperanza, de aliento y vida, mi gran amiga solo tu haces eficaces todas las frases que diga, mi balanza, mi paz, mi druida, en la fatiga solo tu haces realidad los sueños que yo persiga. Y es que sin ti no hay destino, solo piedra y mil caminos, sin ti, soy un mimo temblando en el camerino. Pero tu acojes mis voces si me ves desorientado, y bailas conmigo un Vals igual que dos enamorados. Eres la llave inmortal que abre este mental presidio, desde Tiste-tutanclan hasta el ójala de Silvion. Envidio el poder que impones en canciones despiertas mis emociones, con creaciones de Ennio Morricone. Sensaciones sin control cuando eres Rock n' Roll, el erotismo de un bemol en la voz de Diana Krall el solo de guitarra eléctrica que el silencio rompe, la armónica que esconden las manos de Steve Wonder. Te vi dónde todo acaba y Nada Sira con Black Sabbath respiras vida con la calma que inspira Bob Dylan, oscilas y posees a James Brown mueves su cuerpo, junto a Freddy Mercury, Ray Charles jamás habrán muerto. Y es cierto da igual que suenes con un arpa o un acai, con la clase de Frank Sinatra o de Barry White. Eres la métrica enigmática que envuelve mi ser y lo salva, el idioma con el que los dioses hablan, eres música.

Cosas del cine.




Cuando eres pequeño cualquier cosa puede cautivarte, pompas de jabón o un riego que crea un arco iris sobre el césped. Creo que hacerse mayor significa que cada vez te cuesta más encontrar la forma de sentirte cautivado. La única vez que veo a los adultos con esa misma cara es... cuando se enamoran.

lunes, 14 de marzo de 2011

Te ayudaré a subir.

Ahora que... han pasado los días y he seguido sintiéndote lejos, pero sé el porqué... la cuesta se me hace demasiado complicada. 
Es contradictorio... por una parte, no puedo evitar que se dibuje una sonrisa en mi rostro, me siento afortunada, tengo muchas cosas buenas a mi alrededor, y por mi cabeza nunca se me han pasado esas ideas... pero por otro lado el dolor me puede. Esta vida es injusta, mucho. Nadie se merece pasar por ese trago, el estado de ánimo de alguien, nunca debería caer tan bajo. Nunca. Vales más que cualquier personaje del tres al cuarto que nos rodea. Muchísimo más. Ya quisieran muchas personas parecerse un poquito a ti, tener un poco de esa personalidad que te caracteriza. No te lo voy a negar, estoy perdida y a momentos tiemblo de miedo. Pero voy a estar a tu lado. No sé como lo haré, pero te ayudaré a subir. A tu sitio, del que nunca debiste caer.

Sin sentidos.

 
 
Lléname la copa de sin sentidos, que me rebosen los oídos de tus desvaríos, tírame a la cara tus delirios y déjame que arranque de tus labios mil desatinos. Déjame que atrape la ilusión, tu ponle ritmo a la canción, yo le pondré las notas de un flechazo.
 
 

sábado, 12 de marzo de 2011

Cambios...

Ayer cuando la tierra tembló me acojoné. No fue en el momento justo en que pasó... fué después, cuando vi los efectos, y empecé a oír todas esas cosas que ahora aun siguen diciéndose... me entro una cosa en el cuerpo que... ¿y si los Mayas tienen razón? y si eso llegase a pasar... y nos sorprende así de la misma manera que ayer... No sé si después de que todo se acabé habrá algo, si sentiremos, seremos dueños de otra vida o todo terminará sin más... Pero si nos piyase encabronados, pasase lo que pasase después, no podría soportarlo. Sería eso, sería la magia, sería el ambiente, o que te necesito más de lo que me gustaría, lo que me hizo hacer como si nada. Creo que quizás es el momento de empezar a pensar de otra manera...





jueves, 10 de marzo de 2011

Hoy.


 

Me cansa. Me cansan los jueves y tantas horas de clase. Me cansa el llevar tantos días madrugrando, aunque esta semana no haya sido el caso. Me cansa el tener tan poco tiempo y tanto que hacer. Me cansa la distancia y estar todos los días lejos de Madrid. Me cansa el invierno, sus nubes y su jodido frío. Pero sobre todo, me cansa mi jodida estupidez. Me cansa mi poco valor para acabar con esto. Me cansa seguir dentro de esta puta espiral.

martes, 8 de marzo de 2011

Placeres del cine.


El mejor tipo de amor es aquel que despierta el alma y nos hace aspirar a más, nos enciende el corazón y nos trae paz a la mente. Eso es lo que tu me has dado y lo que yo esperaba darte siempre.




eldiariodenoa.

lunes, 7 de marzo de 2011

Asuntos de princesas...

Cada vez más grande la condena en tu torre de princesa. ¡Vaya un principe informal! Tus ojos pierden agua, tu fuego pierde llama y tu, perdiendo el tiempo con quien no te ama...





Y dale... que tu argumento no me vale, esa mentira no me cabe, que se sale y no me vengas con que no has podido porque no vale. Te quiere y no te quiere, que detalle, no te lo creas, no te calles, no trages lo de te quiero para mi.

Millones de sonrisas

...que la luna salga por donde quiera, 
pero sin correr, que no haya prisa, 
te convenceré con millones de sonrisas.


domingo, 6 de marzo de 2011

El más idiota de todos.

Hay días y momentos que me superas. Cuando pierdes la cabeza no te soporto. No sabes hasta que punto me llegas a enfadar. La vida te da, que me sé controlar, si no, ya hacía mucho tiempo que te hubiese mandado a la mierda. Te lo digo muy en serio. Pero de la misma manera que haces que te odie, te necesito ahí. Has sido de las personas que me han enseñado a ver todo desde otro punto de vista, que han hecho que me de cuenta de que soy capaz de muchas mas cosas de las que pensaba. Nos hemos ido superando poco a poco, pero juntos. Dices que soy una de las personas más importantes de tu vida. Ahora mismo mi vida sin ti, perdería mucho sentido. No sé con quién discutiría, ni a quién echaría de menos. Pero no es un echar de menos triste, bueno a veces sí, porque yo también necesito esos ratos contigo, y ya hace muchos días que no los tengo. Pero si los echo de menos, es porque aunque siga pasando el tiempo y los dos nos estampemos contra muchas paredes, seguimos ahí. Hay veces que no necesito que digas nada, sé que tu silencio habla por sí solo. 


Solo pasaba por aquí a decirte que siempre, estaré aquí, en el mismo sitio de siempre. 




sábado, 5 de marzo de 2011

Extremos diferentes.



Esta muy bien pensar en uno mismo, pero también es necesario observar alrededor... La mezcla adecuada de estas dos circunstancias, sería el resultado perfecto para que el resultado hubiese sido totalmente diferente. El problema viene, cuando se cruzan personas que solo piensan en ellas mismas, con personas que solo piensan en el resto del mundo. Entonces todo estalla.

viernes, 4 de marzo de 2011

Será demasiado tarde.

Ya no espero nada. Solamente voy a pedirte una cosa.






No vengas mañana, ni pasado, ni si quiera la próxima semana o el mes que viene a decirme que me querías. Será demasiado tarde.  
Ya lo es.






Invencibles ❤

Es complicado, ni si quiera yo se como demonios voy a conseguirlo. Por no saber, no sé ni como se hace, ni como se empieza... Pero si me dejas, te propongo un trato. Yo busco una azotea y me encargo de la música. Tu trae una maleta vacía, donde encerrar cualquier tipo de recuerdo que pueda provocar dolor y algo dulce. Bizcocho de chocolate por ejemplo. Subiremos y lo primero que vamos a hacer es mirar hacia abajo... ¿Lo ves? Desde arriba se ve mejor. Todos son pequeños. No digo que te sientas superior a ninguno, nadie lo somos, pero si quiero que te des cuenta de que no todo es tan malo. Hemos caído en el mismo pozo de siempre, lo sé, y de cabeza las dos, una y otra vez. Somos así ¿recuerdas? Pero también somos invencibles. Tenemos la seguridad de haber dado todo. Incluso más de lo que jamás pensamos que podíamos dar. Los primeros días decíamos ¡Ni de coña! Y a la vez, nos moríamos por hacerlo. El subconsciente nos la ha vuelto a jugar, pero mi conciencia me ha dicho que se siente completamente segura, de la misma manera que la tuya. Que están orgullosas por que se han dado cuenta de que han sido capaces de ser ellas mismas, de salir adelante, de volver a sentir de verdad. Su fallo ha sido arrastrar al corazón, y no les estamos dando la oportunidad de disfrutar de las pequeñas cosas. Deberíamos sentirnos afortunadas del punto hasta el que hemos sido capaces de llegar. Por supuesto que hay muchas personas que se encuentran en una situación mejor, pero de la misma manera las hay que están aun peor que tu y que yo. ¿Vas a dejarte dominar por la necesidad de nuestros incómodos caprichos? Tu me entiendes... Sabes que no voy a dejar que lo hagas. No pienses en lo que pierdes, o creas que pierdes... piensa en lo que estas ganando, que es mucho. Romper con los daños del pasado no es fácil... Acompáñame a darle una oportunidad al corazón. Si esta sintiendo, es por algo. Dejemos de lado la velocidad. El tiempo hará su papel. Si quieres, subimos el volumen de la música y comemos bizcocho hasta reventar. Cojemos la cámara y secuestramos momentos. Pero al bajar de la azotea sonreiremos. Sabemos hacerlo. Podemos hacerlo.




Me pierdo.

















- Tengo miedo.
- ¿Miedo? ¿De qué tienes miedo?
- De querer apartarme de ti y no poder. No lo consigo. No lo soporto. Te necesito a mi lado, pero por otra parte me consumes poco a poco y siento que todo se esfuma... No sé cual es la dirección. Me pierdo.







 

jueves, 3 de marzo de 2011

De cabeza.







Complicado para todo el mundo. Para nosotros algo más que eso. Muchos muros y miedos que derribar... pero si me das el más mínimo motivo, me tiro de cabeza.

Dile de mi parte...


¿Cómo quieres esconder algo tan evidente? Y deja de llorar por no ver el sol, son lágrimas que yo tanto me bebí, que si no te tengo a ti no tengo nada. Y dile de mi parte, a tu miedo, que has llorado. Que se esconda, que me marcho, que tan solo es un cobarde que va por ahí de valiente. Y dile de mi parte que te cuide y mientras tanto, yo recojo mis pedazos, me voy pero mi corazón, perdón, se va venir también conmigo.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Me planto.

No ha pronunciado ni una sola palabra al respecto, no tiene porqué, ni si quiera le he hecho el más mínimo comentario sobre el tema. No lo necesito. Si hay algo de lo que estoy completamente segura es de que le conozco. Pondría la mano en el fuego, y sería capaz de describirte al detalle la mayoría de tormentas que le aturden. Otro tipo de cosas no son compatibles conmigo. Nunca lo han sido. Si esa parte que ayer me gritaba que no me rindiese y siguiese hacia adelante, hoy lo sigue haciendo, sigo pensando que es por algo. Pero lo siento, me he cansado de ver el tiempo pasar, de que el arco iris al fondo del túnel sea solamente un espejismo. De que el mayor de los actos sea el silencio... Me planto. No quiero oír, ni escuchar de su boca palabra que después por si solo, plasma en acciones. Si decidió permanecer en el lado de la ceguera, le acompañaré. Yo también he pasado por el trago de situaciones que me han provocado dolor, sigo pasando por ellas, por eso mismo me planto. El cupo de mi paciencia tiene un límite y no soporta seguir con vida si a ti te falta valentía. 




 



martes, 1 de marzo de 2011

Hace frío.

Nunca me he considerado del tipo de personas que pertenece al grupo de  los que tira la toalla... pero hay veces, que pierdo el equilibrio...

Uno de los factores que contribuye a que lo pierda es el frío. Se cuela por los poros de mi piel y llega a calarme tan hondo como la soledad... y sin poder remediarlo empiezo a echar de menos los días de sol, los ratos de descanso, algún que otro abrazo... Y es que el día a día es una constante lucha, una carrera por conseguir diferentes objetivos. Cada uno depende de la etapa en la que te encuentres... y sinceramente, nunca había pasado tanto tiempo estancada en el mismo punto. Siempre que quería algo luchaba por ello hasta que terminaba siendo de mi propiedad. Pero ahora no sé que me pasa. Si estiro un poco la mano lo rozo con la yema de mis dedos, y eso, en lugar de proporcionarme fuerza para seguir por ese camino, me da miedo. Y lo peor de todo no es eso. Lo peor de todo, es esa parte que no deja de gritarme que me arriesgue. No se calla. Es como un eco constante que se aferra al más mínimo gesto y sigue latente... A pesar de que todo lo demás tiene muchísimo mas peso, esa parte sigue ahí, día tras día. Hay ocasiones en las que consigo calmarla. A base de malos momentos, de rabia, dolor... y cuando se mantiene sosegada, ausente, callada, es cuando el objetivo reacciona. Es como si necesitase de un constante tira y afloja, pero que nunca se atreve a tirar del todo. Tal vez, si en alguna ocasión, el valor hiciese acto de presencia en alguna de las partes, todo esto desembocaría en algún camino. No sé en cual... pero el estancamiento se esfumaría. Entonces, no me importaría que hiciese frío o calor, encontraría el equilibrio.