viernes, 15 de abril de 2011

Nada más.

Que me dejes en casa y al cuarto de hora me llames para decirme que me echas de menos, que tu voz siga siendo lo último que escuche antes de dormir susurrándome que me necesitas, que cada día que pase sin vernos lo contemos como si fuesen semanas, que te vea y cada día todo aquello que trajo una noche de fiesta siga siendo más y más fuerte. Que sigamos cenando muchas tortillas quemadas o en su defecto leche con galletas, pero de las de príncipe ¿eh? Que me cuentes lo que has hecho a cada minuto y siga habiendo muchas noches de sábado sin bares de por medio. Que no dejes nunca de decirme que pierda el miedo, que si vienen las borrascas estarás tú  para frenarlo todo.














Ya tengo más de todo lo que podía esperar.

1 comentario:

  1. en esto tienes que pensar, y no rayarte por gilipolleces
    teamoinf

    ResponderEliminar